La cura

«¡Todo en orden!», dijo el asistente, dándole la señal al operador. Las puertas del invernadero se abrieron. La góndola se puso en marcha e inició el sinuoso recorrido. El olor a hojas de pino y musgo incendió los pulmones de los enfermos. Cuando llegaron al final del bosque, estaban curados.



Este relato fue mi primera participación en el estupendo blog literario Cincuenta palabras, en el cual fue publicado el 17 de junio de 2015.

2 comentarios:

Raki Matheson dijo...

Ojala siga desarrollando mas como este, ha sido de mi total agrado su blog. Esperemos seguir leyendole :)

Mariángeles Abelli Bonardi dijo...

Una sanadora y aromática maravilla de cincueta palabras.

Me encantó, VICENTE.

Cariños,
Mariángeles

Publicar un comentario